Súper-alimentos

lección 8


En la lección anterior ya estudiamos algunos súperalimentos: las semillas y germinados. A continuación te presentaremos algunos otros que por su contenido de vitaminas y minerales son súperalimentos que no deben faltar en tu dieta.
Quinoa. Está catalogado como un pseudocereal ya que es parecido al amaranto. Destaca su alto contenido en fibras (15%) y grasas de tipo omega 3 y omega 6. Sobre todo es apreciado por su alto valor protéico: contiene entre 16 a 20% de proteína, tanto como la carne. Cuenta con 8 aminoácidos esenciales, la mayor variedad para un alimento de origen vegetal. Además, contiene importantes cantidades de vitamina E y del complejo B, así como minerales: fósforo, magnesio, calcio, hierro, zinc. Su alto valor nutricional brinda múltiples beneficios para la salud y en el tratamiento de enfermedades como: abscesos, hemorragias, luxaciones, diabetes, osteoporosis, migraña… Se cuece y prepara igual que el arroz, también se puede comer con verduras o muchas otras presentaciones.
Soya. Contiene mayor cantidad y calidad de proteínas aún que muchos alimentos de origen animal, aunque no contiene tantos aminoácidos esenciales como la Quinoa. Por lo que podemos decir que encabeza la lista de las leguminosas como fuente de proteínas, dentro de la lista le siguen el frijol, habas, garbanzo, alubias, guisantes, etcétera. En occidente hasta hace unas cuantas décadas que se ha extendido el uso de la soya, tanto para consumo humano o del ganado. Sin embargo, en oriente se ha utilizado desde hace miles de años en forma de harinas, salsas, cocida, germen de soya, entre muchos otros. Actualmente, la soya texturizada permite preparar una gran cantidad de platillos que emulan la carne como estofado de soya con verduras, picadillo de soya, hamburguesas, por mencionar algunos.

El aceite de oliva virgen (aceituna) ha sido llamado el oro líquido por sus múltiples beneficios:

  • Disminuye el colesterol LDL (malo).
  • Ayuda a reducir los jugos gástricos, mejorando la digestión.
  • Mejora la absorción de los nutrientes.
  • Tiene un ligero efecto laxante, ayuda a evitar el estreñimiento.
  • Ha demostrado reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.
  • Ayuda en el tratamiento de la diabetes tipo II.
  • Rico en vitamina E y otros antioxidantes por lo que reduce el estrés oxidativo.
  • Contiene gran cantidad de aceites esenciales omegas 3,6 y 9.

El aceite de oliva no debe calentarse ya que pierde sus propiedades por lo que se aconseja principalmente en la preparación de ensaladas.

Brócoli y verduras de hoja verde. Este grupo de alimentos brindan una gran cantidad de vitaminas B12 y C, así como minerales: hierro, zinc, magnesio… Por sus altas cantidades de fibra ayudan a controlar el colesterol y los triglicéridos. En especial el brócoli es conocido por sus importantes sustancias anti-cancerígenas. Este grupo de alimentos no deben faltar en forma abundante en la dieta diaria, siempre bien lavados y desinfectados.

El aguacate. Lo primero que debemos destacar es su alto contenido en ácido oleico, una grasa de tipo insaturada. Además de ser rico en ácido fólico (imprescindible en el embarazo), en vitaminas C y E (antioxidantes), y vitamina D (ayuda a fortalecer los huesos); por lo que no debe faltar en la dieta de los vegetarianos y es especialmente recomendable durante el embarazo.

Nueces y frutos secos. Alimentos como las nueces, pistaches, almendras, piñones; también llamados oleaginosas, por su alto contenido de grasas, también son una rica fuente de proteínas minerales y vitaminas. Encabezando la lista tenemos a las nueces, destacan por su alto contenido de omega 3 y otras grasas saludables que ayudan a controlar el colesterol y la salud del corazón. También ricas en minerales y vitamina E. Se recomienda ingerir un puñado de frutos secos diariamente ya sea solos, en ensaladas, en granola, etcétera.

El ajo. Desde tiempos remotos se ha reconocido al ajo por sus múltiples propiedades medicinales; Hipócrates, el padre de la medicina, lo recomendaba. Contiene diversos compuestos antioxidantes, pero sobre todo el ajo reduce el colesterol malo LDL y tiene propiedades antibacterianas así que es una ayuda para el sistema inmunitario. Su combinación de propiedades lo hacen un alimento altamente recomendable para prevenir varios padecimientos que van desde el Alzheimer, enfermedades cardiovasculares, bronquitis, inflamaciones del intestino, parásitos, hemorroides, varices, enfermedades de los riñones y la vejiga, la fiebre tifoidea, infecciones en general, tos, ronquera, asma, diabetes, obesidad, afecciones de la piel, reumatismo, gota…

.

Complementos:

El alga espirulina. Más que un súper-alimento lo consideramos un suplemento alimenticio, y muchos lo consideran un alimento del futuro. La espirulina es una cianobacteria microscópica azul-verdosa que crece en aguas cálidas y alcalinas y tiene forma de hélice o espiral, de ahí su nombre. A pesar de que la espirulina es pariente lejano de las algas kelp, no es una planta de mar. Proporciona una alta concentración de proteína completa de alta calidad que es más diferible que cualquier proteína animal. Rica en vitaminas como la B12, Omega 3, incluyendo GLA, oligoelementos, ácidos nucleicos (ARN y ADN), clorofila y enzimas. Y lo más importante, se encuentra en una forma fácilmente asimilable por nuestro organismo.
Jalea Real, también dentro del grupo de los complementos. Es una sustancia líquida fabricada por la propia abeja que sirve como alimento de las larvas obreras durante los primeros días de su vida y de las larvas reina durante toda su vida. Tan extraordinaria es su capacidad para estimular el crecimiento que consigue que en tres días el peso de una larva se multiplique por mil. Mientras que la Reina, que se alimenta toda su vida con jalea real, puede vivir hasta cinco años con gran vitalidad y capacidad de reproducción. Este elixir fabricado por la abejas es riquísimo en micro-nutrientes como vitaminas (en especial complejo B) y minerales como hierro, sodio, calcio, potasio, magnesio. Se sospecha que además contiene diversas hormonas y enzimas que potencializan sus múltiples beneficios como:

  • Estimula el sistema nervioso gracias a la acetilcolina.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Aumenta la oxigenación del cerebro.
  • Aumento los glóbulos rojos.
  • Ayuda a múltiples procesos metabólicos.
  • Contiene sustancias protectoras del hígado.
  • Estimula el crecimiento de los niños.
  • Aumenta el apetito.
  • Tiene efectos antitumorales.
  • Vasodilatadora, regula la presión sanguínea.
  • Desintoxicante
  • Antivírica, antibacteriana y fungicida.

La jalea real está especialmente recomendada en niños, en deportistas y personas que padecen estrés. La dosis recomendada es de 200 – 500 mg en adultos. Su administración debe ser vigilada y consumirse en periodos intermitentes. Puede causar alergias, especialmente ser precavidos en personas que padezcan asma, enfermedad de Addison, alergias, taquicardia, hipertensos o migrañas.



Actividades complementarias:

  1. ¿Consumes habitualmente alguno de estos súper-alimentos?
  2. ¿Cuál consideras que pueda ser el más benéfico en tu caso particular?
  3. Investiga sobre los costos de cada uno de ellos y dónde se pueden conseguir.

Siguiente